¿Sonido de primera línea… por 30 dólares?

21 Dic


T-Amp Intenten imaginar mi cara de incredulidad y escepticismo cuando vi esta cajita plástica en una tienda de audio y el vendedor me aseguraba que tiene una calidad de sonido comparable a la de amplificadores con valor de cientos o incluso miles de dólares. Y posteriormente, la expresión de shock al comprobar que este milagro de ingeniería cuesta unos “míseros” 30 dólares. En un gremio donde los componentes con valores astronómicos de decenas de miles de dólares con propiedades y atributos sónicos cuasi-míticos son moneda común, este tipo de descubrimientos son algo absolutamente sorprendente. Más aún cuando sitios web especializados en high end como 6Moons o TNT Audio le dedican páginas enteras a este artefacto.

Hablamos del Class T Amp de Sonic Impact, una compañía más conocida por sus productos para la generación iPod que por fabricar componentes de audio de alto nivel. El Class T Amp funciona a base de 8 baterías AA (aunque también se puede obtener un adaptador de corriente), brinda una señal de salida de 15 vatios por canal, cabe en la palma de una mano y –según el consenso de prácticamente todos los reviews que he leído– ofrece un nivel de realismo, enfoque, fidelidad y “tridimensionalidad” en instrumentos más esperable de componentes con precios de cuatro cifras (en dólares) que de una cajita con apariencia de juguete… y con precio de 30 dólares.

Según el fabricante, el Class T Amp combina “lo mejor de los atributos de la Clase AB de componentes junto con la eficiencia de energía propia de los componentes de Clase D“. En la página de TNT Audio donde muchos dueños relatan su opinión sobre este singular amplificador (y las modificaciones que, como buenos fanáticos, muchos le han hecho), el consenso casi unánime es el de haber descubierto un componente total y absolutamente fuera de serie, no sólo por su ridículo precio sino por el nivel de realismo y “presencia” que el Class T Amp le imprime a la música. Entre las (pocas) deficiencias se mencionan el que los bajos no sean lo suficientemente fuertes o naturales, pero que usualmente se resuelve mediante la incorporación de un adaptador de corriente eléctrica o una batería de 12 voltios como la que utilizan algunos vehículos de poca potencia como carritos de golf y similares.

Nunca me esperé encontrarme con un amplificador que hiciera ver a mi referente de componentes de precio asequible, desempeño excelente y parte de mi sistema actual –el NAD C320BEE– como un gran lujo. ¿Será posible un milagro similar? Bueno… cientos de audiófilos a través del mundo que parecen estar asombrados y felices con esta maravilla no pueden estar equivocados… ¿o sí? Creo que no puedo darme el lujo de no escuchar este inusual amplificador apenas pueda. Y para quien quiera iniciarse en el audio de alto nivel pero está desconcertado por los precios astronómicos de muchos componentes, el Class T Amp me parece desde ya un excelentísimo punto de partida.

En Costa Rica, el Class T Amp es distribuido por Audio Pro, en San Pedro. Un regalito extra para Navidad no cae mal…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: